Raviolis rellenos de Manzana y Puerro

Hacer pasta fresca lo tenía en mis planes desde hacía tiempo, hasta que me he decido hacerla con esta receta sencilla. Si te gusta este tipo de trabajo seguro que lo disfrutarás porque el servir tu propia pasta fresca es todo un orgullo. Esta receta la he sacado de la revista Lecturas Cocina Otoño, en la publicación la hacen con peras, como tenía manzanas las he sustituido, pero como ven valen las dos.


Ingredientes:

- 300 gr de harina
- 4 huevos
- 30 ml de aceite de oliva
- 3 manzanas verdes
- 2 puerros
- 200 ml de nata para cocinar
- 50 gr de queso roquefort
- sal y pimienta

Forma un volcán con la harina, añade los tres huevo en el centro, sala y mezcla incorporando poco a poco la harina. Añade el aceite y continua amasando todo unos 15 minutos o hasta que veas que está todo bien incorporado, esto es para darle elasticidad a la masa, puede que te lleve mas o menos tiempo, dependiendo de tu destreza para amasar. Luego forma una bola y cubre con papel transparente y deja reposar por 30 minutos.

Ahora vamos con el relleno. Lava, corta los puerros finamente y ponlos en una sartén con aceite de oliva a que se rehoguen a fuego lento hasta que estén tiernos, agrega las manzanas peladas y cortadas en cuadritos, sazona con sal y pimienta, deja que se cueza todo por unos 10 minutos, hasta que las manzanas estén tiernas pero enteras. Deja enfriar

Divide la masa en porciones manejables y extiéndela finamente con un rodillo sino tienes la máquina para pasta. Yo no la tengo, así que me tocó usar el rodillo, la extendí lo más que pude y aún así considero que quedó gruesa. Coloca el relleno en el centro de varios puntos de la masa dejando un espacio considerable entre uno y otro, pinta con huevo batido el contorno del relleno y cubre con otra lámina de masa, presiona bien todo el alrededor del relleno y corta con un cortador de pasta (que tampoco tengo) o con un cuchillo y reserva a un lado hasta terminar con toda la masa. Calienta agua con sal en una olla hasta que empiece a hervir y cuece los ravioles por unos 3 minutos o más dependiendo del grosor de tu masa.

Para la salsa: En una olla calienta la nata y el queso a fuego medio hasta que esté todo incorporado. Sirve la pasta bañada con esta salsa bien caliente y rocía pimienta molida o en grano, también puedes añadir cebollino picado finamente.

No preparé toda la masa creo que hice sólo 16 raviolis, como pueden ver en la foto, dos de ellos los hice con un corta galletas y me faltó espacio de contorno, por eso he dicho que es mejor con un cuchillo y así le podemos dejar el espacio necesario para cada relleno. Tengo que decir que me he cansado mucho extendiendo la masa (apunte personal: Leny no lo intentes de nuevo hasta que tengas una máquina).

Es una experiencia por la que tenía que pasar, el resultado me gustó, el sabor y la consistencia, la textura, aún teniendo los ravioles gruesos para mi gusto. Esta receta tendrá una segunda parte, quiero que salgan bien... pero qué.... ¡¡¡si mi mamá tiene una maquinita de estirar pasta!!!!  como es que me acabo de recordar escribiendo el post. Confirmado, habrá una segunda parte ;-)

To be continued...


¡Buen Provecho!
Pin It button on image hover