Pastelitos de Hadas ( Fairy Cakes)

Mi ausencia del blog se debe a que tengo visita, no me quedo muy activa pero si reviso los comentarios para estar al día con alguna duda o pregunta. Aún así se que muchos entienden de esto, es un precio muy bajo que pago sólo por disfrutar de la compañía de mis primas, en esta oportunidad de: Marilin, Gisela e Isa. 


Aprovecho para dedicarle esta entrada como regalo de su santo, Isabel, gracias a ella (es la hija de 10 años de mi prima Gisela) entré en la cocina en medio del calor sofocante que azota a Málaga estas últimas semanas. Sólo ella podía hacerme encender el horno un domingo a las 5 de la tarde y además con ganas, verla con mi delantal de cupcakes y esa sonrisa, esa alegría de que por fin volvería a cocinar con su prima Leny (esta humilde servidora), después de que lo hiciésemos por primera vez hace casi 2 años, vale más que todo el oro del mundo. En aquella oportunidad se estrenó con una lindas galletas navideñas.


En principio quería hacer unos "ponquecitos" (como le decimos a la magdalenas o muffins en Venezuela) de chocolate, pero no teníamos suficiente para hacerlos, así que nos decantamos por la versión opuesta: de vainilla. Las fotos están hechas sin "poses", porque entre que cocinamos de repente y que la cámara no tenía batería, la opción b evidentemente pasa por el móvil y el maravilloso Instagram (puedes buscarme por cocinademuertelenta).


La experiencia ha sido maravillosa, Isabel tiene gusto por la cocina, la disfruta, aprendió a pesar sola en la báscula digital, cascó los huevos perfectamente (mejor que yo), tamizó el azúcar, cortó, batió con la batidora de mano por primera vez y la verdad, creo que el amor por la cocina lo lleva en los genes, me parece que tengo una sucesora en la familia, la que heredará todos mis libros y cachivaches varios jejejeje. La quiero muuuuchooo, sólo me falta conseguir que se termine de aprender la tabla de multiplicar, pero eso es otro tema. Vamos con la receta:

Ingredientes para los muffins:
- 14 cdas de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr de azúcar
- 4 huevos grandes
- 200 gr de harina leudante (de repostería o con levadura, self raising)

Ingredientes para la cobertura:
- 6 cdas de mantequilla a temperatura ambiente
- 175 gr de azúcar glas o icing sugar
- un chorrito de esencia de vainilla 


En un molde para magdalenas, cupcakes o muffins dispón de 12 moldes de papel, aunque la receta en la versión original ponía que era para 8 muffins, nosotras la doblamos pero nos alcanzó para 12 no los 16 que se supone saldrían, aunque eso sí: grandes. Precalienta el horno a 175 ºC. En un cuenco coloca la mantequilla, el azúcar, los huevos ligeramente batidos y la harina, bátelo todo hasta obtener una mezcla homogénea, puedes añadir un poco de esencia de vainilla o azúcar avainillado si te apetece. Reparte la mezcla entre todos los moldes y hornea durante 20 a 25 minutos, que hayan subido y estén dorados. Colócalos sobre una rejilla hasta que se enfríen.


Mientras podemos preparar la cobertura o buttercream, sólo debes batir la mantequilla hasta que esté cremosa, luego añade el azúcar tamizado y la esencia de vainilla, vuelve a batir hasta que tengas una mezcla cremosa. Como está haciendo mucho calor, puede que esté más suave de lo normal, nosotras lo colocamos en la nevera una vez hecho y cuando procedimos a decorar (no más de 30 minutos dentro de la nevera), lo batimos de nuevo para ponerlo cremoso.


Para armar los pastelitos de hadas, Isabel procedió a cortar la parte superior de un muffin y a su vez, éste a la mitad. Colocó en una manga pastelera una boquilla mediana y rellenó con el buttercream, luego procedió a hacer un círculo con la cobertura, sobre la cual puso las dos mitades del muffin a modo de alitas, espolvoreó algunas virutas y bolitas de colores y listo. Repite el proceso con cada muffin. 


Debido al calor de estos días, los mantuvimos en la nevera hasta el momento de comerlos, con sacarlos unos 10 minutos antes es más que suficiente, Isabel quedó fascinada y toda la familia muy impresionada por la habilidad de mi primita en la cocina.  

Ahora que los niños están de vacaciones, es momento ideal de pasar tiempo de calidad con ellos, una opción preciosa y además educativa, es cocinar: desde un sandwich o bocadillo hasta unas magdalenas como estas, gelatinas o helados de hielo o yogur, todo vale, lo importante es que estén ocupados, que aprendan a comer bien y que disfruten. Estos momentos son los que atesoramos en nuestra memoria de por vida, está en nosotros de que sean unos bonitos recuerdos.


El próximo reto: galletas de España, a petición de la propia Isabel. El pequeño detalle, es que no sé qué me quiso decir con "de España" supongo que tendrá que ver con el contagio de la eurocopa, me tocará investigar.
¡Buen Provecho!

Pin It button on image hover