Carne Mechada Vegetal (con piel de plátano)

Esta es una receta que te dejará flipando en colores, porque una vez que la pruebes te preguntarás ¿por qué he estado desperdiciando la piel...

Esta es una receta que te dejará flipando en colores, porque una vez que la pruebes te preguntarás ¿por qué he estado desperdiciando la piel de los plátanos todo este tiempo?. Si quieres saber cómo preparar este inusual ingrediente con el que podrás hacer cientos de versiones de tus platos preferidos, te invito a que sigas leyendo.



No he podido dar con la historia exacta de cuándo se empezó a comer la piel de plátano como sustituto de la carne, pero sí tengo un recuerdo de a principios de los 90. En un canal de cocina de Venezuela hicieron la receta y fue cuando la conocí por primera vez. En aquella época yo era una niña y lo primero que pensamos en casa fue que eso seguramente tendría un sabor horrible.

No fue hasta hace un par años que ya siendo vegana mi mami hizo Pabellón Criollo. En su afán de hacerme lo mismo que a todos pero veganizado, recordó la receta y puesto que ya iba a freír plátanos para el plato podría aprovechar su piel para hacerme la versión vegana para mí. Mi cara de sorpresa y mi pasión al comer el plato dejó a mi mami con una sonrisa y yo, más feliz que una cerdita en un charco. Al poco tiempo las sorpresas aumentaron porque fue sorprendiéndome con arepas, empanadas y hasta un pastel de plátano, todo relleno con la carne mechada de piel de plátano.

No sólo es un inusual ingrediente sin más, sino que tiene propiedades fabulosas para nuestro organismo: posee un alto contenido en fibra lo que te ayuda a tus digestiones y evita el estreñimiento, mejora tu humor porque contiene triptófano además de potasio que ayuda a estabilizar la presión arterial. Hay un estudio en desarrollo en el Journal of Food Science and Technology que dice:

Los altos niveles de actividad antioxidante, compuestos fenólicos, fibras dietéticas y almidón resistente en la pulpa y cáscara de banano han hecho de esta fruta tropical una excelente fuente de ingredientes nutritivos para el enriquecimiento de los alimentos.(...) Con respecto al alto nivel de compuestos bioactivos, especialmente el almidón resistente en la harina de banano, la aplicación de su harina en alimentos con almidón brinda una gran oportunidad para el desarrollo de productos, incluso en alimentos sin gluten.(...)

Es decir, sólo beneficios pero todo con moderación, ya sabemos lo intensos que podemos llegar a ser cuando nos dicen que algo es "bueno". De todas formas siempre consulta con tu médico ante cualquier duda.




Así que como ves las opciones son infinitas para este sencillo y gustoso plato, pero antes de darte la receta te dejo unos consejos:

  • Lo recomendable es que uses la piel de plátanos que estén entre verdes y amarillos para que conserven textura, pero si sólo tienes plátanos amarillos también puedes usarla (aquí no se tira nada). Al estar maduros la piel será más suave y fina por lo que puedes acortar el tiempo de cocción en el agua o simplemente saltarte este paso y desmecharlos directamente. La cocción se hace para romper las fibras de la piel y que así sea más fácil su consumo. 
  • Recuerda que debes lavar muy bien la piel en cualquiera de los casos anteriores.
  • Puedes usar tanto los plátanos o bananas como los plátanos machos
  • La receta que te doy es sin pimiento porque en casa a Miguel no le gusta, pero puedes añadirle medio pimiento grande así como cualquier otra verdura para el sofrito: apio, puerro, incluso guindilla si te gusta el picante. Aquí todo es a tu gusto.
  • Yo no le añado caldo al guiso porque considero que el agua que desprenden los tomates es suficiente, pero si a ti te gusta más jugoso puedes añadir un chorrito de caldo de verduras o de agua.
  • La soja oscura es para que tiña y oscurezca el plátano, es decir por estética, si en tu caso no la tienes puedes añadir media cucharadita de concentrado (pasta) de tomate o de onoto (achiote) en pasta. Todo esto es para ayudar a darle color del plato, pero en caso del onoto le dará un gustito criollo.




Ingredientes:
- la piel de 4 plátanos no tan maduros, verdosos (yo usé de plátano, más pequeños que el macho)
- 1 cdta. de ajo en polvo
- ½ cdta. de pimentón ahumado
- 2 cdas. de AOVE
- 1 cebolla cortada en cuadritos
- 3 dientes de ajo cortados pequeñitos o machacados
- ½ cdta. de comino molido
- 1 hoja de laurel
- 1 cdta. de salsa de soja oscura (lee los consejos para más opciones)
- 200 gr. de tomate maduro pelado y cortado (puedes usar la mitad de una lata pequeña de 390 gr.) 
- Sal y pimienta al gusto 

Lava muy bien la piel de los plátanos, con la ayuda de una cuchara rasca la parte interna para retirar lo que quede de la fruta, corta y desecha las dos puntas y enjuágalos bien.

En una olla coloca la piel de los plátanos junto con el ajo en polvo y el pimentón ahumado, cubre con suficiente agua, lleva a ebullición y cuece durante 7 minutos a fuego medio alto.

Una vez que estén fríos o a una temperatura que puedas manejarlos sin quemarte, procede a cortar con un cuchillo la piel de los plátanos en tiras muy finas o del grosor que desees. También puedes intentar desmecharlos con las manos pero para mí es más lento que hacerlo con un cuchillo. Reserva.

En una sartén a fuego medio-alto sofríe la cebolla y el ajo con el AOVE hasta que estén pochaditos. Añade el plátano, el comino, el laurel, la salsa de soja y mezcla bien para que se tiña todo con la salsa lo más uniformemente posible. A continuación agrega el tomate, tapa y cuece a fuego medio-bajo hasta que el tomate esté bien hecho. Sazona a tu gusto con sal y pimienta.


You Might Also Like

0 comentarios ¿quieres opinar sobre esta receta?

¡Gracias por dejarme un pequeño mensaje! / Thanks for leaving me a little note!