Quiche de Tomates Asados con Cebolla y Puerros Caramelizados

Soy consciente de que dije que no encendería el horno por nada del mundo durante el verano, pero es que al ver la variedad de tomates cherr...

Soy consciente de que dije que no encendería el horno por nada del mundo durante el verano, pero es que al ver la variedad de tomates cherry que había en el supermercado no pude resistirme y una vez en casa lo único que se me antojaba era ¡una quiche!

Quiche de Tomates Asados con Cebolla y Puerros Caramelizados


He usado una mezcla de variedades de estos tomates que por su colorido hace el plato más bonito al ojo, pero si no los consigues el mejor para este tipo de platos es el que tenga un sabor dulzón y sea carnoso como el tomate pera.


Ingredientes para la masa quebrada:
- 280 gr. de harina (puedes usar integral)
- 140 gr. de mantequilla fría
- 6 cdas. de agua fría

Ingredientes para el relleno:
- 300-350 gr. de tomates cherry variados
- 3 huevos medianos
- 200 ml. de nata o leche evaporada
- 1 puerro grande
- 2 cebollas rojas medianas
- 3 cdas. de vino blanco
- orégano
- 50 gr. de queso parmesano o similar
- 50 gr. de mezcla de 3 quesos o cualquier otro para gratinar
- aceite de oliva virgen extra
- 1 cda. de azúcar moreno
- sal y pimienta al gusto

Sofríe en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva las cebollas y el puerro cortados, espolvorea dos pizcas de sal (para ayudar a que se pochen) cuando estén transparentes añade el azúcar junto con el vino, mezcla bien y cuece todo hasta que estén caramelizados: brillantes y más densos. Reserva.

Para la masa: Mezcla la harina con la mantequilla cortada en cubitos, frota entre tus manos hasta que parezcan migas de pan, añade el agua y amasa lo justo hasta que tengas una masa homogénea. Enharina la mesa y extiende la masa con la ayuda de un rodillo lo suficiente para cubrir el fondo y las paredes de un molde para pie de Ø 25 cm. Procura que el grosor no sea muy fino, con un poco de la masa sobrante ayuda a pegar la masa a los bordes, retira el exceso y refrigera durante unos 20 minutos. Enciende el horno a 200 ºC. En una bandeja pequeña coloca los tomates, rocíalos con aceite de oliva y sazona con sal y pimienta, coloca la bandeja en la parte baja del horno.


Saca la masa de la nevera y pincha repetidas veces con un tenedor, corta un trozo de papel de horno del tamaño del molde, arruga en una bola (como si fueras a tirarla a alguien en el insti) luego cuidadosamente desenrolla y extiéndela sobre la masa, vierte abundante lentejas o garbanzos crudos y hornea en la parte central durante 20 minutos, luego retira del horno cuidadosamente las alubias con el papel y hornea de nuevo 10 minutos más o hasta que la masa esté bien dorada, al mismo tiempo retira la bandeja con los tomates pero mantén encendido el horno a la misma temperatura.

Mientras se hornean los tomates y la masa bate los huevos con la nata o leche evaporada, sazona con sal y pimienta. Cuando la base esté lista espolvorea la mitad del queso parmesano sobre la base y un poco de los 3 quesos, reparte la cebolla con el puerro de manera uniforme luego acomoda los tomates asados seguido de la mezcla de huevo, para finalizar espolvorea con el resto de los quesos y hornea durante 25 minutos hasta que este dorada y firme. Deja que enfríe en el molde unos 10 minutos, espolvorea un poco de orégano antes de servir.


La combinación de sabores entre la acidez del tomate con lo dulce de las cebollas y la mezcla de quesos hacen que este plato valga tanto para un picnic familiar como para una cena formal... dicho esto, confieso que me mereció la pena encender el horno y sudar en la cocina por un trozo, estaba delicioso y lo mejor es que se come tanto en caliente como en frío así que no hay excusas.

Puede que también te interese el Pastel de Tomates Cherry a la Mostaza
¡Buen Provecho!

You Might Also Like

5 comentarios ¿quieres opinar sobre esta receta?

¡Gracias por dejarme un pequeño mensaje! / Thanks for leaving me a little note!